EL FANDI CORTA UNA OREJA A UN GRAN TORO DE FUENTE YMBRO

El cielo no tenía nube alguna, la temperatura llegó hasta los 35 grados centígrados para ver llegar el penúltimo paseíllo de esta Feria de primavera en La capital andaluza.

Se lidió un encierro de la ganadería de Fuente Ymbro de buena presentación en términos generales, con excepción del cuarto; algo dispar en sus pesos, pero con buena báscula. El juego fue bueno en su mayoría, excepto el cuarto de la tarde que fue de poco fondo.

Antonio Ferrera

El primer toro de la tarde le correspondía en turno al extremeño, Antonio Ferrera; un astado que se presentó muy suelto en su salida y en los dos primeros tercios, fue el matador quien lo fue metiendo en su muleta. Las tandas fueron mayormente por la derecha, pero al natural, dejó el estoque en la arena; igualmente para los que ejecutó con la mano izquierda. Fue justa en tiempo la faena porque a este de 590 kilos le faltaba recorrido y clase, si se alargaba se complicaba más y se afirmaban sus defectos. Pinchazo hondo y descabello certero. Saludo desde el tercio para el torero y pitos al toro.

Fue malo el cuarto de la tarde, era de feas hechuras y así mismo su comportamiento, escarbando la arena y atropellando cada muletazo. Ferrera tuvo que ser más bien enfermero lidiador y llevarlo de uno en uno; unas cuatro tandas probando los dos pitones, con mucha calma y luego a coger la espada porque no había más. Estocada completa de buena ejecución. Silencio y algunos pitos al toro.

El Fandi.

“El Fandi” gustó y lució con las banderillas, tercio para el que el toro se prestó y persiguió; pero ya con la muleta el defecto de llevar su cabeza veleta siempre arriba se intensificó, prendía la muleta con una facilidad molesta, no dejó estar a gusto, pero tenía raza y recorrido. El Fandi ejecutó una faena a media altura, con continuidad, pero poco aseada, pues se veía constantemente trompicada; pero ya lo había dicho, era la cabeza del toro. En la espada fueron 3/4 efectivos y el público de Sevilla lo hizo saludar.

El quinto no le permitió al Fandi que su tercio de banderillas fueran tan espectacular porque era reservón y no perseguía, sin embargo, fue de mucha limpieza y excelente ejecución. Recibió de rodillas y ejecutó cuatro redondos seguidos, que la gente alabó. El toro se fue a más en la muleta, acudía con prontitud, se repetía y así logró el torero ligar, torear en redondo, alargar el brazo y rematar hasta el final de la cadera. Se volcó sobre el lomo y dejó media estocada tendida pero efectiva. Oreja y fuertes palmas al toro en el arrastre.

López Simón

Supo aprovechar las virtudes de su primer toro, este era un toro con fondo, no era noble… así que no se la ponía fácil pero el torero estuvo firme, se tomó todo con mucha calma, se lo ciñó en varias oportunidades. Se supieron complementar toro y torero, la música acompañaba su relación y esta terminó con una estocada completa, algo trasera. El presidente ha sido exigente y le ha negado una oreja que el público exigía, así que lo que pudo verse fue sólo una vuelta al ruedo. Palmas en el arrastre para el toro y posterior recriminación al palco por la negación de trofeo.

Los mejores muletazos de la tarde estuvieron a cargo de López Simón, más limpios en el primero que en el segundo de su lote. Transmitió a los tendidos con su faena, pero le faltó redondearla, los finales eran sin remate y eso deslucía la faena, lo que sucede es que se arrimaba tanto que su valentía merecía los aplausos de una afición que no le condenó lo largo de su faena y su muleta trompicada. Buena ejecución del tercio de la muerte, pero no muy buena colocación, y descabello. Palmas tras aviso.

Resumen:

Se lidió un encierro de la ganadería de Fuente Ymbro de buena presentación en términos generales, con excepción del cuarto; algo dispar en sus pesos, pero con buena báscula. El juego fue bueno en su mayoría, excepto el cuarto de la tarde que fue de poco fondo.

  • Antonio Ferrera, ovación y silencio
  • El Fandi, ovación y oreja
  • López Simón, vuelta al ruedo y ovación
Por: Carolina Baquero