EMOCIONANTE DEBUT DE CHACÓN, OREJA Y SUSTO EN VALENCIA

El gaditano se fajó en un valiente cuerpo a cuerpo con el toro de su presentación y se libró de milagro de un percance que pudo tener mayores consecuencias; Rafaelillo y Varea fueron ovacionados en sus respectivos lotes con la interesante victorinada.

Chacón salió de la enfermería en medio de una atronadora ovación para matar al toro que cerró plaza. El gaditano brindó al público y aplicó después la receta óptima para el animal: suavidad y ausencia de brusquedades. Se siguió con atención el trasteo del diestro, que cuidó la puesta en escena, revistiendo con torería las entradas y las salidas de la cara del toro, que fue noble aunque transmitió poco. Un pinchazo y un pinchazo hondo redujeron la posibilidad de tocar pelo. Al final, fue despedido de nuevo entre fuertes aplausos.

Un quite compuesto por dos verónicas y una arrebujada media y un par de series diestras de buen tono fueron los instantes más logrados de Varea ante el sexto, jugado como quinto para que diese tiempo a Chacón a salir de nuevo al ruedo y dar muerte al último toro de la corrida. El quehacer de Varea, que de primeras había hincado las rodillas de salida para dar una larga cambiada, quedó finalmente entre dos aguas. Pinchó con el acero y fue de nuevo avisado por el palco.

El cuarto se movió con nervio. Toro duro, exigente, nada fácil. Rafaelillo trató de buscarle las vueltas en una esforzada labor, en la que hubo de tirar de oficio y recursos para librar la compleja batalla. Acabó con muletazos de pitón a pitón, a la antigua usanza, despenando al victorino de varios pinchazos antes de recoger una cariñosa ovación.

Con verónicas flexionando la pierna de salida fijó Varea al tercero, otro toro noble y de buena conducta cuya muerte brindó al público. La faena de muleta no terminó de estallar, pero contó con muletazos sueltos de notable expresión artística por las dos manos. El de Almassora combinó gusto y arrojo en su actuación, pero varios desarmes deslucieron en parte el trasteo. Mató de una estocada corta desprendida que precisó del uso del descabello y acabó saludando una ovación.

Enorme emoción tuvo la lidia del segundo, humillador pero tobillero y nada fácil para su matador, Octavio Chacón, que se repuso de una tremenda cogida cuando toreaba de muleta. El animal se frenó de primeras en el capote del gaditano, que lo supo lidiar con oficio y solvencia en los primeros tercios. Muleta en mano, en un parón, el victorino -que sabía siempre lo que se dejaba atrás- le sorprendió y suspendió de uno de sus pitones en unos segundos interminables, en los que el torero giró feamente sobre el cuerno. A pesar de estar herido, volvió al toro sin chaquetilla para fajarse en un cuerpo a cuerpo que se ganó el corazón de los aficionados. En varios momentos del trasteo el público -angustiado- brincó como un resorte de sus asientos. Chacón entró a matar a ley, agarrando una estocada entera que tumbó al victorino sin puntilla. La oreja conquistada será de las más caras de la feria.

Con dos largas cambiadas en el tercio recibió Rafaelillo al primero, que embistió templado y por abajo en los capotazos de salida. Tras dos buenas varas de Esquivel, Chacón quitó con dos lances despaciosos a pies juntos y una torera media. Rafaelillo brindó al equipo médico que le atendió tras la cornada recibida en la pasada Feria de Julio y se salió a los medios con bonitos muletazos, entrando de lleno la gente en la faena. El trasteo subió de nivel en los primeros compases al natural, toreando el murciano con largura, pero el conjunto fue de más a menos. El de victorino, que no se desplazó igual de largo a derechas, tuvo nobleza y calidad, muriendo de media estocada y dos golpes de descabello.

Valencia, domingo 10 de marzo de 2019. Feria de Fallas. Toros de Victorino Martín. Desiguales de presencia y volúmenes dentro de la seriedad. Corrida cumplidora en varas y de interesante juego. Destacaron 1º y 3º. Duros, con complicaciones, 2º y 4º. A menos el 5º. Noble, de escaso celo y transmisión el 6º. Rafaelillo, ovación tras aviso y ovación con saludos; Octavio Chacón -debutante en Valencia-, oreja y ovación con saludos; y Varea, que sustituye a Fortes, ovación con saludos tras aviso en ambos. Entrada: Dos tercios. Al término del paseíllo, el presidente de la Diputación Provincial, Toni Gaspar, junto al director general de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel, y el gerente de la empresa de la plaza de toros, Nacho Lloret, entregaron una placa al doctor Cristóbal Zaragoza en reconocimiento a su labor al frente del equipo médico de la enfermería del coso.

Por - Aplausos.es
Foto: Toros +