EN SANTA CRUZ , TARDE DE BONITOS MATICES PERO DESDIBUJADO POR LOS TOROS QUE NO AYUDARON EN LO ABSOLUTO

En el marco de las festividades religiosas en homenaje al Señor de los milagros, el pasado 18 de octubre se realizó una corrida de toros en el distrito de Santa Cruz de Andamarca, en Huaral (Lima) donde hicieron el paseíllo los matadores Alfonso de Lima mano a mano con el portugués Nuno Casquinha, quienes lidiaron ejemplares de Garsón hermanos, Camponuevo y Aucallama.

Como ya es costumbre, Santa Cruz recibe y siente de una manera muy particular la fiesta de los toros, lleno de matices y religiosidad que se siente desde que se llega al distrito, donde las bandas y el sentimiento de sus ritmos matizan la tarde previo al paseíllo en el recinto de la comunidad de Santa Cruz.

La tarde se tornó interesante, sin embargo, los toros complicaron y desdibujaron el espectáculo a pesar de los grandes esfuerzos de sus autoridades, de inicio el primero de la tarde de Garzón Hermanos bien presentado y de bonitas hechuras, pero imposible para Alfonso de Lima por llevar signos de haber sido toreado, el juez ordenó el regreso a los corrales y en el intento se perdió muchos minutos y la gente comenzó a descontrolarse. Con el tercero de la tarde, el peruano se frustró y muy incómodo debido a un burraco manso y descastado que no tenía ni un solo muletazo y lo pasaportó rápidamente. Con el último de la tarde, un Camponuevo de buen recorrido y repetidor, Alfonso se vino arriba con interesantes muletazos por la derecha y pases de pecho de su firma que levantó a todos de sus asientos, la faena venia hecha y ya en la suerte suprema el acero les queta las dos orejas.

Por el lado de portugués, Nuno recibe al segundo de la tarde de Camponuevo, con tandas a la verónica y remates muy toreros, con la muleta la faena se hizo exigente, había que sacarle de a uno los muletazos y aguantando una enormidad en el trasteo, faena de mucho valor y firmeza, con el acero estocada entera y el juez concede una oreja. Con el segundo de su lote, un colorado de Garzón Hermanos de bonita presentación, pero de mucho peligro por lo complicado y deslucido de su embestida, abrevia y se tira a matar. Silencio.

A plaza llena se lidiaron reses de Hermanos Garzón (1º devuelto por presentar signos de haber sido toreado y 4º complicado), Camponuevo (2º y 5º de buen juego) y uno de ganadería no identificada (3º descastado). El premio para la mejor ganadería fue para Camponuevo.

Alfonso Simpson “Alfonso de Lima” (1º, 3º y 5º), silencio y silencio.

Nuno Casquinha (2º y 4º), oreja y silencio.

Por: Ricardo Espinoza.