LA IZQUIERDA DE TALAVANTE Y LA ENTREGA DE ROCA REY BRILLAN EN LA MIXTA DE LOGROÑO

Alejandro Talavante sorteó por delante un toro noble de Jandilla al que pronto le vio sus virtudes, como el recorrido, y entendió muy bien en una faena abierta con pases genuflexos y presidida por el toreo desmayado, de hombros caídos y aparente facilidad. Alternó muy bien ambas manos el extremeño en una labor cuyo único momento de crispación fue el intento de salto al ruedo de un antitaurino que fue detenido por las fuerzas del orden y algunos aficionados. A partir de ahí la faena creció en intensidad y los olés sonaron rotundos antes de un ramillete de manoletinas. Mató de una estocada arriba, hubo petición de las dos orejas que el palco dejó en una con la consiguiente bronca.

El quinto fue un toro muy toreable, sin mucha chispa ni emoción, como en general el resto de la corrida, pero manejable. Tras parear bien Trujillo en el segundo tercio, Talavante anduvo con la muleta fácil, poderoso, ejecutando los muletazos con pulcritud y limpieza. Le costó entrar a la afición en el trasteo hasta una serie de naturales tremenda, muy rotunda. Ahí rompió la faena. Mató de una estocada trasera y tendida y dio un golpe de cruceta antes de pasear una oreja.

Roca Rey fue aplaudido tras pasaportar a su primero, un toro noble y con fijeza pero con las fuerzas justas y de escasa transmisión. El peruano instrumentó su labor en los medios, toreando con gusto y empaque, pero su actuación careció de emoción por la condición del toro. A ello se sumó la frialdad por parte de los tendidos.

Una oreja logró Roca Rey del sexto, un toro huidizo y mansurrón aunque noble. Lo recibió el peruano por verónicas y chicuelinas y después anduvo voluntarioso en una faena larga, que contó pasajes vistosos. El público fue calentándose con la entrega del torero y, tras dejar una estocada arriba, le premió con una oreja.

Pablo Hermoso de Mendoza cuajó ante el primero una labor pulcra y correcta, sin grandes alardes ni alharacas pero en la que se lució de principio a fin. Con Barrabás clavó dos rejones de castigo, llevando cosido al toro a la grupa en pasajes muy vistosos. A lomos de Berlín se gustó en la preparación de las suertes y en el toreo a dos pistas, recorriendo en tres cuartas partes el ruedo y adornándose con poder. Con Brindis quebró de frente y con rotundidad ante un toro que fue parándose. Un rejón de muerte ligeramente trasero montando a Ignorado hizo que el toro doblara pronto, pero pese a que hubo algunos pañuelos todo quedó en silencio de forma incomprensible.

El navarro se estrelló con un segundo toro rajado, deslucido y con peligro sordo. Hermoso de Mendoza hizo todo por agradar, especialmente con Disparate y Donatelli, con quienes se la jugó de verdad por los arreones del toro, sin embargo la faena no tomó altura en ningún momento, siendo silenciado.

Logroño, martes 19 de septiembre de 2017. Toros de Hrdos. de Sánchez y Sánchez y Jandilla. Blandos y manejables en líneas generales. Hermoso de Mendoza, silencio en ambos; Alejandro Talavante, oreja con petición de la segunda y bronca al palco y oreja; Roca Rey, leves palmas y oreja. Entrada: Alrededor de tres cuartos de plaza.

Fuente: Semanario Taurino Aplausos

Leave a Reply