MANZANARES Y ROCA REY A HOMBROS EN SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES.

Recibió con decisión Álvaro García al toro de su alternativa, siempre ganando terreno hasta rematar en los medios. Toro medido de fuerzas en el puyazo que dio paso a un quite por chicuelinas muy apretado. Destacó El Ruso con los palos en el segundo tercio, y, tras el brindis a su madre, hiló una faena en la que cuidó las condiciones del astado con series en redondo suaves y otra corta, al natural, en la que no pudo bajar la mano por las condiciones del de Victoriano del Río. Exposición, entrega y ganas no le faltaron al nuevo matador, que remató su actuación de una estocada casi entera.

El segundo apretó en el capote de Manzanares que lo recibió a la verónica antes del primer tercio. El toro no se definió en banderillas y la flojedad que mostró al inicio del trasteo no desanimó a Manzanares que consintió y sacó todo lo que tenía dentro el toro. Cuajó series por ambos pitones en las que lo mejor vino cuando firmó tres naturales excelentes. Espectacular la estocada. Oreja.

Roca Rey recibió a su oponente por verónicas, delantales y chicuelinas en un saludo vibrante que hiló galleando para llevar el toro al caballo. Pelea discreta la del astado en un encuentro medido, pues las fuerzas las tenía justas. Con la muleta inició su actuación por estatuarios pero el toro se desplomó, lo que le obligó a abreviar.

El cuarto tampoco se empleó en el capote y las fuerzas también fueron medidas, tomando apenas un picotazo en el caballo. Endeble y flojo, se cayó el toro en banderillas, provocando el desagrado en los tendidos. Manzanares inició su trasteo a media altura, cuidando al toro y con gran suavidad, sacándolo con pases medidos y uno de pecho muy bueno. No pudo bajar la mano ni conseguir profundidad en la labor pero con paciencia y mimo consiguió dos series en redondo muy buenas, rematando la primera con un pase de pecho extraordinario. Estocada en la suerte de recibir, rodando el toro sin puntilla, fue premiado con las dos orejas.

No quiso irse de vacío Roca Rey, que recibió a su oponente con una larga de rodillas en el tercio seguida de siete verónicas y el remate con la media. Discreta pelea del toro en varas y emocionante quite del peruano, de frente y por detrás. Brindó al público y comenzó su faena con un pase cambiado que repitió hasta en tres ocasiones, ligado todo con un natural y el pase de pecho. En redondo la serie fue breve pero intensa con un toro que también anduvo justo de fuerza. Bajó la intensidad de la faena pero no se arrugó Roca Rey, que optó por clavar las rodillas en tierra entre las ovaciones del público. El broche de faena por bernadinas, muy ajustado. Se inventó la faena, rematada de media estocada. Sonó un aviso. Dos orejas de ley.

Cerró la tarde uno de Toros de Cortés, deslucido de salida y sin definirse en el capote de Álvaro García. Tras su tibia pelea en varas, desarrolló peligro en banderillas. Brindó al público, y, frente a un toro muy bruto que embistió a cabezazos, se impuso toreando en redondo, brillando también en una tanda al natural. Concluyó su actuación con un arrimón con el toro aculado ya en tablas. Una lástima el desacierto con los aceros porque el esfuerzo quedó en una ovación con saludos tras aviso.

San Sebastián de los Reyes (Madrid). Domingo 2 de septiembre de 2018. Toros de Victoriano del Río y Toros de Cortes (6º), deslucidos, justos de raza y fuerza. José María Manzanares, oreja y dos orejas; Roca Rey, ovación con saludos y dos orejas; Álvaro García, que tomó la alternativa, oreja y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Tres cuartos de plaza. El toricantano recibió una ovación al romper el paseíllo compartiéndola con los compañeros. El toro de la alternativa fue del hierro de Victoriano del Río, de nombre Casero, herrado con el número 37.

Por: Pepe Espín – aplausos.es