OREJA A LA ACTITUD DE RAFAEL GONZÁLEZ Y CRÉDITO AL SELLO DE FERNANDO PLAZA EN MADRID

Destacaron los dos madrileños en una buena novillada de Conde de Mayalde

Un minuto de silencio recordó al ganadero Fernando Domecq tras el paseíllo. Un castaño novillo de Conde de Mayalde, altote, fue recibido con una portagayola de Rafael González. A continuación casi se lo lleva por delante al reponer rápido. Ya en el tercio, se echó el capote a la espalda sin probaturas. La gente se dio cuenta del mérito en la revolera final. Derribó al caballo en el tercer envite. Antes había quitado Marcos sin mucho eco y después Plaza por unas sedosas gaoneras clavado a pies juntos. El novillo llegó con movilidad a la muleta de Rafael González, que brindó al público. La primera tanda de derechazos con el compás muy abierto tuvo su emoción. Después, la faena careció de continuidad. El novillo embistió con nobleza, recorrido y tan solo le faltó un punto de humillación al final. Fue un utrero con posibilidades, aplaudido en el arrastre. Rafael González pinchó antes de dejar media atravesada. Saludó.

El cuarto fue el de mayor alzada y envergadura de los lidiados hasta ese momento. Rafael González continuó con el ansia de novillero en este turno. Lo saludó con variedad. No se dejó nada: empezó de rodillas, lo cambió por la espalda. Del explosivo inicio se definió la clase del novillo y al mismo tiempo la voluntad del torero. No siempre cogió el punto del novillo pero a quien da todo lo que tiene no se le puede pedir más. El novillo se fue apagando dentro de su calidad. La estocada en lo alto fue fulminante y la oreja premió su auténtica actitud de novillero.

De buena hechura fue el segundo. Bajo, con cuello, de bonita cara. Con limpieza y oficio lo recibió Marcos. Lo midió en el caballo y lo lidió con acierto Miguel Martín. Fernando Plaza quitó por tafalleras rematadas con dos cordobinas que secundó Madrid. Empezó la faena con cambiados por la espalda. El noble novillo no tuvo fuerza para seguir con alegría los engaños. Faltó alma a la académica faena de Marcos, que recetó una buena estocada.

El quinto abría la cara sin perfil, sin longitud de pitón, bajo y con cuajo. Marcos lo recibió a portagayola y con dos largas cambiadas de rodillas en el tercio. Continuó con actitud. Saludaron Miguel Martín y Fernando Sánchez tras un interesante tercio de banderillas. Un punto rebrincado pero con manejable condición resultó en la muleta. Marcos no encontró la distancia oportuna para potenciar la codicia del novillo. Pinchó en dos ocasiones antes de dejar una estocada. Silencio.

El tercero pareció despertar al sentir el hierro del picador Marcial Rodríguez. Antes había metido su agradable cara entre las manos y nunca se había arrancado franco al capote de Fernando Plaza. Empujó en el caballo en el segundo encuentro. Rafael González hizo un quite con buen aire y una bonita media. El madrileño brindó al público y empezó por estatuarios. El novillo humilló pero no transmitió nada, la buena condición no es suficiente en Madrid. Hubo pases ceñidos, templados, de vertical estética. Pero no llegó a los tendidos. Tuvo que emplear el descabello tras media estocada y un aviso. Silencio.

El astifino sexto resultó abanto y distraído de salida. Con temple lo saludó Fernando Plaza, que, en su anterior turno de quites, resaltó su quietud en las saltilleras. Brindó su labor a los maestros de la Escuela José Cubero «Yiyo»: Fundi, Miguel Rodríguez y Rafael de Julia. Empezó de rodillas con estoicismo. La faena tuvo intermitencias por la falta de ritmo de otro buen novillo de Conde de Mayalde. Al borde de rajarse siempre, Plaza logró una tanda inmensa de naturales. Los pases de pecho coronaron las tandas con más calidad. Tras un desarme volvió a cogerle el pulso con la derecha, sometiéndolo por bajo y pasándoselo muy cerca. Hubo algunas protestas a las que Plaza contestó arrimándose de forma impresionante. Ya en cercanías hubo naturales de mucha calidad. Estoqueó por arriba y saludó la ovación que le tributó el público.

Madrid, lunes 20 de mayo de 2019. Feria de San Isidro. Novillos de Conde de Mayalde. Bien presentados y de buen juego en su conjunto. Rafael González, ovación con saludos y oreja; Marcos, palmas y silencio tras dos avisos; y Fernando Plaza, silencio tras aviso y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Tres cuartos. Saludaron Miguel Martín y Fernando Sánchez tras parear al quinto. Se guardó un minuto de silencio tras el paseíllo en memoria del ganadero Fernando Domecq Solís, fallecido este lunes en Madrid.

Por: Aplausos.es