PACO RAMOS Y CARLOS RAMIREZ PASEAN UN TROFEO EN QUEROCOTILLO

Querocotillo, Cutervo (Perú).  Domingo 15 de setiembre del 2019. La plaza de toros de la localidad para el primer festejo mixto en honor a San Juan Bautista lucio lleno hasta la Bandera. Partieron plaza los matadores Paco Ramos (España), Ramsès Ruiz (Colombia), Carlos Ramírez Morenito de Canta (Perú) y el novillero peruano Rivera del Pilar; ante un encierro bien presentado de Santa Rosa de Lima.

Paco Ramos, de celeste turquesa y oro, pegó un trajín para él repetitivo desde que se encumbró como triunfador de la pasada Feria La Oportunidad que le valió sumar su nombre nada menos que en la venidera Feria del Señor de los Milagros, pues desde entonces no ha dejado de torear, muchas veces como ahora mismo, asumiendo grandes travesías y con el apremio del tiempo.

No la tuvo todas consigo con el que abría plaza, el número 405, basto y probón que no llegó a romper en ningún momento. Se quedaba cortito por derecho sabiendo lo que iba dejando por detrás, y por izquierdo tampoco dijo mucho. El diestro de Onda, le retrasaba el engaño para intentar aprovechar ese poquitín de gracia que llevaba. Sin gustarse con él, no le facilitó las cosas. Espada tendida al primer intento y a otra cosa.

Ramsès, de pavo y oro, tuvo al numerado 385, negro listón, con cara, uno que lució cierta calidad para embestir. De salida remató con violencia en un burladero y se desvainó el pitón izquierdo. Al salir del caballo hizo por el de plata Denis Sánchez que le perdió la cara arrollándolo en los medios de forma espectacular, felizmente sin consecuencias. El toro cambió y se vino a menos luego de recibir castigo en varas. El diestro bogotano dejó buena impresión. Mató de estocada baja lastimosamente.

Rivera del Pilar, de verde hoja y oro, se encontró con el tercero que era largo de cuello y cómodo de cara, noblòn con clara tendencia de aquerenciarse prontamente. Tuvo el defecto de apretar hacia tablas desde el recibo con el percal y lo fue más ostensible en la muleta por lo que el torero dinástico no se confió estando algo dubitativo, ―cierto que los hoyos en el ruedo no daban seguridad― se le hizo difícil poder ligarlo al perderle necesariamente algunos pasitos pues de lo contrario vendría arrollando el morito. Pone entrega el novillero buscando cruzarse y consigue un par rematado por derecha. Al entrar a matar el morito se distrae y mueve la carita por lo que toca hueso arriba, seguidamente coloca un pinchazo hondo que hace efecto casi de inmediato. Vuelta al ruedo.

Carlos Ramírez, de azul rey y oro, tuvo el acierto de darle la pausa que pedía el protestón que cerraba la tarde. Al verse obligado protesta y se mete por dentro. No se entrega del todo, pero en unos coloca la cabeza por el derecho lo que aprovecha el diestro canteño que a base de toques suaves le logra un par de series que fueron el punto alto de su labor. Cambió y terminó desentendido al final. Tras pinchar en hueso coloca estoconazo del que rueda sin puntilla el cornúpeta. Una oreja merecida.

Resumen:

Morenito de Canta fue el único espada en salir sin destocarse, como juez de plaza presidió el festejo el matador de toros en retiro Jorge Domingo, correcto.

Mucho ambiente en la previa y durante el recorrido de los diestros hacia la placita de toros.

Plaza de toros de Querocotillo, lleno hasta la bandera, se lidiaron toros de Santa Rosa de Lima, bastos, noblones, que no terminaron de descolgar. Fueron mejores el segundo y cuarto. Corto y menos fácil el primero y aquerenciado el tercero.

  • Paco Ramos, oreja.
  • Ramsès, silencio.
  • Rivera del Pilar, vuelta al ruedo.
  • Morenito de Canta, oreja.

El público poco enterado se mostró algo apagado y frío. Para destacar, la inclusión de un novillero nacional en el festejo.

Por: Martín Campos