Primera puerta grande en Cali

Feria número sesenta y dos de la plaza de toros de Cañaveralejo y dio inicio con la novillada de Achury Viejo.

El encierro estuvo muy bien presentado, parejo en su fenotipo. El juego desigual pero en general encastados, mejores los tres primeros.

Santiago Fresneda “Gitanillo de América”, se encontró con un novillo que tuvo picante, era atento, persiguió en banderillas y que se mantuvo en el caballo; aunque no fue una pelea rotunda. El novillo fue más franco por el derecho, con embestida a media altura y con un pitón izquierdo pegajoso.

Santiago se entregó a la lidia y se le siente muy seguro, trataba de tomarse sus tiempos y de encontrar la lidia correcta, sin embargo el viento lo molestó mucho y en ocasiones se le venía muy encima el novillo . Estocada de buena ejecución, un poco trasera y tendida. Palmas y palmas al novillo.

Recibió a porta gayola y con variados lances con el capote. El novillo peleó en el caballo y persiguió en banderillas pero se vino a menos en la muleta. La faena de uni pase e infortunadamente no se entendieron toro y torero; se cometieron errores de colocación y de tiempos, que acentuaron los posibles defectos del ejemplar. No se puede negar el corazón que le pone el novillero pero le faltó poner mas orden y llevarlo con mas suavidad para conservar sus cualidades. Estocada delantera. Silencio y leves palmas al novillo.

Juan Sebastián Hernández estuvo muy lucido con el capote y además variado. El toro quiso la pelea en el caballo pero no metiendo riñones, hubo un gran tercio de banderillas de Ricardo Santana y Raul Morales.

Ya en la lidia de capote el novillo se venía muy de frente, algo basto; pero en la muleta fue diferente y permitió una faena ligada y continua, con alegría y conexión, el novillo terminó yéndose a más. Gran actuación de Hernández por los dos pitones y con redondos invertidos al final de la faena. El tiempo fue perfecto de duración de la faena , antes que se acabara el novillo. Estocada completa y efectiva, apenas un pelin desprendida. Dos orejas y palmas al novillo.

El quinto novillo muy parado en banderillas, con feas maneras y con muy poca movilidad, incluso al inicio de la faena se echó a la arena, sin fuerza y doliéndose continuamente de los palos en su lomo. Sebastián reduce las distancias para avivar al toro y tratar de sacar pases de donde no había, por ninguno de los pitones. Se entableró y allí le tocó cazarlo para una media estocada. Silencio.

Debutó en Cali el mexicano Arturo Gilio, que estuvo muy variado con el capote y con la muleta recibió de rodilla con pases por alto y una arruzina . La faena fundamentada en la mano izquierda aunque también lo probó por el derecho, muy buenas maneras las de Arturo, muy maduro, le falta un poco de conexión con el público pero es de valorar que no le quitó la muleta del hocico, ya que el toro perdía emotividad y quería irse… se llevó una fuerte voltereta sin consecuencias graves. Muy buena estocada. Oreja.

El sexto de la tarde muy rebrincado, hacía extraños y en las banderillas hizo por Hernando Franco a quien le propinó un puntazo limpio. Este torero de Torreón (Coahuila) tiene muy buenas maneras y empaque; quien pese a la mansedumbre del toro, logró llevarlo ligado, dándole tiempos de recuperación y distancias. Luego de uno en uno pero con calidad, todo lo puso el novillero… este toro lo mostró como buen lidiador que es. Los pases de mejor factura se le vieron al mexicano en los dos novillos. Pinchazo hondo, pinchazo, pinchazo y estocada completa y descabello. Palmas.