DOS BUENOS TOROS DE NUÑEZ DEL CUVILLO Y DOS GRANDES FAENAS

El primero de la tarde fue un toro bajo, de poco cuello, muy basto, al que Sebastián Castella saludó con el capote con buenos lances. El francés quitó por chicuelinas y arrancó la faena con estatuarios, siguiendo con tandas sobre la derecha en las que el toro tropezó el engaño. Labor larga, con muchos muletazos, pero sin relieve. Mató de dos pinchazos y una estocada trasera. El cuarto fue otro toro de bonitas hechuras al que saludó Castella a la verónica con buen estilo. Comenzó el francés con dos muletazos cambiados por la espalda y continuó en el centro sobre la derecha. El toro se frenó y por la izquierda fue acortando su viaje. Alargó la faena, poniéndose en terrenos de cercanías ante un animal ya aplomado.

UNA GRAN FAENA DE MANZANARES

El segundo, de nombre Encendido, número 151, de 525 kilos, fue un buen toro, bajo y rematado, que galopó desde salida. Se lució en un quite Talavante por templados delantales y una preciosa media de remate. El animal embistió bien de principio a fin y la faena de Manzanares comenzó con un toreo menos ajustado aunque muy elegante. Toro y torero fueron a más en una labor preñada de temple y buen gusto. Además del toreo fundamental, un cambio de mano y un natural fueron eternos. Mató de una gran estocada en la suerte de recibir. Dos orejas.

El quinto, muy bonito, estrecho de sienes y tocado de pitones, resultó muy blando. Manzanares lo saludó con una larga cambiada en el tercio. Poco picado el toro debido a sus pocas fuerzas, hubo protestas por parte del público. El toro llegó a la muleta echando la cara arriba al final de la arrancada. Lo mejor de la faena del alicantino fueron algunos derechazos sueltos y una tanda ligada con la izquierda aunque faltó continuidad en el conjunto.

La faena a su primero la comenzó Alejandro Talavante por bajo, con dominio, siguiendo sobre la derecha ligando y templando. Alcanzó el cenit de su labor en los naturales, limpios, airosos, con perfecto juego de muñeca. La faena solo fue enturbiada por algunos enganchones al final cuando instrumentó arrucinas. Se atracó de toro al matar y resultó golpeado en el estómago. Quedó un rato conmocionado y con dificultad respiratoria pero se recuperó antes de que el toro doblase. Fue premiado con una oreja.

Cerró plaza un toro terciado, que embistió con sosería y a la defensiva en el último tercio. Antes, Valentín Luján protagonizó un momento de apuro tras salir trastabillado de un par de banderillas. Oportunísimo el quite de Manzanares primero y de Castella después. Faena breve de Talavante, rematada de dos pinchazos y una estocada corta. Siete descabellos.

Sevilla, martes 17 de abril de 2018. Toros de Núñez del Cuvillo, correctos de presentación salvo el sexto, de variado juego, con dos toros destacados, segundo y tercero; más soso el primero y deslucido el sexto; manejable el cuarto pero bajo de raza; y el quinto, apagado. Sebastián Castella, silencio y ovación con saludos; José María Manzanares, dos orejas y ovación con saludos; Alejandro Talavante, oreja y silencio tras aviso. Entrada: Lleno de «No hay billetes». Saludó José Chacón en el primero y Rafael Rosa en el segundo.