MANZANARES CORTA UNA OREJA, EL GANADO NO DIO MAYOR OPCION A LA TERNA.

MANZANARES CORTA UNA OREJA, EL GANADO NO DIO MAYOR OPCION A LA TERNA.

El primero de la tarde fue un toro alto y basto de hechuras. Ante él, no pudo lucirse Ponce con el capote. Recibió dos varas sin emplearse y con un comportamiento descastado, soso y apagado, el diestro valenciano intentó alcanzar el lucimiento con un toreo de cercanías que no logró conectar con el público. Remató de un metisaca bajo y pinchazo hondo. Silencio tras aviso mientras que el toro recibió pitos en el arrastre. Ante el cuarto, bien presentado, pero descastado y soso, no pudo lucirse Ponce con el capote. Cumplió en dos varas y llegó muy noble a la muleta pero con una embestida sosa siempre con la cara a media altura. Ponce lo toreó con elegancia, de uno en uno, en una labor que sólo pudo ser voluntariosa ante un toro desesperante por su falta de bríos. Pinchazo y tres descabellos. Saludos tras aviso y pitos para el toro.

Recibió Manzanares con lances a la verónica muy elegantes al segundo del festejo, un toro bonito que tomó dos varas de bravo y con el que se lució Paco de María. Toro noble y con clase al que Manzanares entendió a la perfección, en una faena con muletazos templados y sentidos sobre ambos pitones. Le dio su tiempo al animal, muy noble, y cuajó naturales abrochados con el de pecho que fueron sublimes. Final de faena con ayudados a media altura que precedieron a una gran estocada volcándose sobre el morrillo del de Juan Pedro. Una oreja y aplausos al toro. Con el quinto de la tarde, bonito de hechuras pero muy flojo y descastado, lo recibió Manzanares con discreción. No se empleó en varas donde fue mal picado y llegó a la muleta sin fuelle, muy parado y con embestidas sosas. Manzanares armó una faena sin bajar la mano y sin poderle ligar. Un desarme y la faena ya no remontó. Desacertado con los aceros, recibió silencio tras aviso.

El tercero estuvo bien presentado, tocado y recogido de cuerna. Fue recibido por Ginés Marin con buenos lances y se empleó en el caballo derribando en la primera vara y tomando con bravura la segunda. Se lució «Fini» en banderillas y tras brindar al futbolista sevillano Sergio Ramos, el diestro cuajó una faena templada ante un toro noble pero que fue soso y terminó por apagarse en la muleta. Intentó Marín darle tiempo al toro con pases de pecho de categoría pero el de Juan Pedro acabó muy parado. Pinchazo y estocada corta. Saludos desde el tercio. El sexto tris, anovillado de hechuras, no tuvo fuerzas ni casta. Resultó imposible para Marin lucirse con el capote. Sin celo en el caballo, el de Juan Pedro llegó sin recorrido a la muleta y con él, Ginés Marin lo intentó sin opción alguna de lucimiento. Estocada tendida y palmas de despedida.

Sevilla, viernes 20 de abril de 2018. Toros de Juan Pedro Domecq, el sexto lidiado como 6º tris por dos inválidos devueltos, que fueron parejos de presentación pero descastados, flojos y de nobleza dulzona. Se salvó el segundo con más fondo.. Enrique Ponce, silencio tras aviso y saludos tras aviso; José María Manzanares, oreja y silencio tras aviso; Ginés Marín, saludos desde el tercio y palmas. Entrada: Lleno con cartel de «No hay billetes». Saludó tras parear al tercero Suso.

Por Carlos Crivell
Aplausos.es