EN CUTERVO…SOLVENTES LOS NOVILLEROS NO TOCARON PELO POR LA ESPADA

EN CUTERVO…SOLVENTES LOS NOVILLEROS NO TOCARON PELO POR LA ESPADA

Cutervo, Cajamarca (Perú) martes 26 de junio del 2018. Tercera tarde del ciclo ferial de San Juan Bautista se presenta con cielo despejado y mucho viento en la Monumental Plaza Jorge Piedra Lozada que luce más de media entrada, para la segunda novillada del serial, con reses de Cerro Viejo-Paiján, desiguales, justo el primero se partió el pitón; 2do. noble; 3ero. Con transmisión, bravo y noble.

  • Manolo Castañeda: Vuelta al ruedo.
  • Samuel Calderón: Silenciado.
  • Nicolás Vásquez: Vuelta al ruedo.

La profesión del toreo es muy difícil y exigente, verdad de Perogrullo, por lo mismo en ella debe primar el respeto y la honestidad pues al sacrificio de su curso se le recompensa con la admiración y el enaltecimiento por parte de las gentes comunes. Entonces, los que empiezan en ella, los jóvenes, deben cultivar estos valores. Decimos esto como reflexión luego del incidente en la hora del sorteo que por un instante dejó mal sabor entre la terna de actuantes y representantes. El orden de antigüedad de los toreros es cosa establecida y no debe recurrirse a la picaresca. Bueno, felizmente y como debe ser todo, se aclaró y enmendó.

Partieron plaza el bogotano Manolo Castañeda, Samuel Calderón y Nicolás Vásquez. Molestó mucho el viento y condicionó en algo la faena de los actuantes. Ganosos, entregados y en novillero como se dice, se justificó plenamente la terna.

Manolo Castañeda que entró en sustitución del mexicano Castellanos, mostró oficio, plaza y recursos tanto para el toreo como para conectar con el tendido. Presto, se coloca frente a la puerta de la jaula para a portagayola recibir al primero de Paiján, negro mulato que sale como un vendaval. Se dobla con él en el recibo de capa, llevándolo a los medios por chicuelinas que el público agradece. Inusitadamente, pide cambio de música a la local en clara señal que se lo habían apuntado, recurso del que toma parte para conectar de inmediato como cuando toma los palos para colocarlos vistosamente. Ganas, entrega y actitud para darse a conocer en su debut en nuestras tierras le sobraron al torero rolo que toreó con oficio sin obligar mucho a su oponente más cuando el morito se partiera el pitón izquierdo al hundir la cara en la arena lo que condicionó luego su desempeño viniéndose abajo y apagándose. Se echa a matar sin muleta. Vuelta al ruedo.

Samuel Calderón, el experimentado novillero nacional, estuvo en todo momento ganoso y en actitud. De hinojos recibe a su novillo con larga cambiada pegado a tablas. Por chicuelinas lo lleva a los medios rematando la serie con revolera. Va al caballo de Frank Díaz que señala bien. El quite es por chicuelinas y remata con vistosa serpentina. Parea bien Pablo Tacza. De inicio su labor es acompañada por la música. Tratando de encontrarle el sitio al que sale suelto y es desentendido,  intercala pases por ambos pitones, con inteligencia le da distancia y reposo.

Aún cuando se le va apagando le insiste y fuerza un circular invertido. Se gusta y muestra en torero. Intercala los cambiados con molinetes, naturales, incluso sin ayuda por la derecha. Abaniqueo y se echa a matar. Deja todo en el ruedo Samuel Calderón justificándose plenamente. Tendida es la estocada, y luego de ella la de san quintín pasa la cuadrilla para ultimar al burel lo que desluce la faena y enfría al público. Repetidos son los golpes de cruceta, suenan dos avisos y la faena es silenciada.

Nicolás Vásquez, proviene de una familia ligada profundamente al toro. Nieto de ganadero y sobrino del matador retirado Aníbal Vásquez y primo de Joaquín Galdós; con apenas diecisiete años, quiere abrirse un camino con nombre propio. Argumentos y actitud no le faltan. Estuvo realmente bien desde el inicio ante el que cerraba tarde, un melocotón de Cerro Viejo de nombre Devoto. A compás abierto, hay una verónica con las manos crujiendo muñecas. Se le sale suelto. Recarga Yaco II con la vara en buen sitio. Tras el brindis, lo saca a los medios dejándolo pasar para situarlo, le presenta la muleta por delante y se la deja puesta. Incita con los vuelos de la pañosa la acometida del burel que es pronto y lleva recorrido, Nicolás alarga la mano y son logrados  muletazos vaciando la embestida. Buenas maneras del novillero que en todo momento es apuntado por su tío el matador Aníbal Vásquez.  Posee esas maneras para dejarse ver muy torero delante de la cara del burel. Estupenda surge una serie por naturales. Hay temple y ligazón. Pases por bajo, un desdén y el pase de la firma. Al entrar a matar, pincha arriba, y tras un segundo intento,  logra una estocada honda para luego estar acertado con el descabello. Vuelta al ruedo que el público ovaciona.

Por  : Martin Campos - Toros en el mundo
Fotos: Wilder Delgado