CAYETANO SOBREPASÓ CON SENTIMIENTO EL RESULTADO

CAYETANO SOBREPASÓ CON SENTIMIENTO EL RESULTADO

Con un lleno cómodo en los tendidos se ha llevado a cabo la corrida de toros en la Real Maestranza de Sevilla.

Se lidiaron dos toros de los Espartales para el rejoneador, de buena presentación y juego desigual; destacando el lidiado en cuarto lugar. Y cuatro toros de Domingo Hernández para los de a pie; estos de buena presentación, de variadas pintas y con comportamiento desigual, de poco fondo.

DIEGO VENTURA.

El primer toro de Diego Ventura, fue un astado que en principio no quería nada, pero el rejoneador lo logró meter en la grupa, disminuyendo la distancia y corriéndolo hacia el centro del redondel, evitando que pudiese ver las tablas. Infortunio el de los rejones de castigo pero eso pasó a segundo plano con el temple de su faena. En las banderillas hubo buena colocación y destacó cuando puso a dos manos quitándole la rienda al caballo. Falla con el rejón de muerte.Ovación.

Un toro muy noble y atento fue el segundo de Ventura, siempre al son del movimiento del caballo; constantemente se miraban a los ojos caballo y toro. La faena fue de mucha importancia, hubo temple y buena colocación de las banderillas, lo entendió y eso lo llevó a medir en las distancias cortas para poder llevarlo más ligado por todo el redondel. Pinchazo, rejón completo e intentos de descabello. Ovación.

EL JULI.

El segundo de la tarde fue un toro manso, sin posibilidades pero maestro es maestro, y El Juli lo toreó muy bien por el derecho, obligándolo porque no era constante su embestida. El izquierdo, la verdad que no servía. No sonó la música pero fue una faena muy meritoria. Pinchazo y estocada. Falló varias veces con el descabello. Silencio

El segundo de la tarde fue un toro bueno , con posibilidades y El Juli lo toreó muy bien por el derecho, obligándolo porque no era constante su embestida. El izquierdo, la verdad que era menos potable. No sonó la música pero fue una faena muy meritoria. Pinchazo y estocada. Falló varias veces con el descabello. Silencio.

CAYETANO RIVERA.

Cayetano estuvo bien delante de ese chorreado en verdugo, confió en él desde su salida, pues lo brindó a un amigo en el callejón. Aunque el viento molestaba, cómo es costumbre por esta época… el torero aprovechó al de Domingo Hernández por el izquierdo, unos naturales templados y muy por bajo, luchando para que no quedar descubierto por la brisa pero que al final salían muy bien aquellos pases. Una estocada hasta la bola. Vuelta al ruedo tras petición.

Una muy buena faena, lástima que el toro no le dio todo lo que necesitaba Cayetano… pero ha llegado la emoción a los tendidos, se percibía ambiente u olor de faena grande, pero a la final las condiciones del toro terminaron por evitar que reventara la actuación. La música iba a sonar en los inicios de la lidia y Cayetano pidió que se silenciara hasta que realmente la faena lo mereciera (acto aplaudido por el respetable), y así fue… luego sonó en lo altos de los tendidos. Pinchazo y estocada. Vuelta al ruedo.

RESUMEN

Se lidiaron dos toros de los Espartales para el rejoneador, de buena presentación y juego desigual; destacando el lidiado en cuarto lugar. Y cuatro toros de Domingo Hernández para los de a pie; estos de buena presentación, de variadas pintas y con comportamiento desigual, de poco fondo.

Diego Ventura: Ovación y ovación
El Juli: Silencio y Silencio
Cayetano Rivera: Vuelta y Vuelta.

Por : Carolina Baquero