MORANTE HIZO HISTORIA TRAS 52 AÑOS

MORANTE HIZO HISTORIA TRAS 52 AÑOS

Se lidió un encierro de la ganadería de Jandilla Domingo Hernández de buena presentación y juego desigual. Sobresalió el cuarto de la tarde

Morante de la Puebla que lucía un terno azul eléctrico y azabache. Ejecutó una serie de lances a la Verónica de ensueño, se erizó la piel del respetable público sevillano. Lamentablemente antes de ir al caballo, el toro dio una vuelta campana que lo mermó de forma significativa. Morante lo cuidó mucho en la muleta, llevándolo a media altura con la mano derecha y rematando bien, pero con suavidad. Espada saliéndose de la suerte. Saludo desde el tercio.

Historia ha hecho José Antonio Morante de la Puebla en Sevilla, cortó dos orejas y rabo al cuarto de la tarde. Es que es casi indescriptible la faena, fundamentada en la mano izquierda, el toreo antiguo y clásico, la muleta sin mancha alguna… pase tras pase más enloquecedor, la plaza vibraba en medio del silencio de la Maestranza. Cada pase era más largo y bordeando toda la cintura. Ha matado de estocada perfecta, lo siguió toreando con el acero adentro y cayó dos muletazos después a sus pies. Dos orejas y rabo tras 52 años sin que ocurriera en Sevilla.

Diego Urdiales de sangre de toro y oro rematado en cabos blancos, tuvo como oponente a un toro manso y reservón, todo fue voluntad y técnica del diestro, pero el ejemplar siempre buscaba el cuerpo, embestía en línea recta y haciéndose que no miraba, pero tan pronto podía se colaba. No hubo continuidad y tuvo que ir por el acero pronto. Pinchazo y estocada efectiva de recurso. Palmas.

En el quinto de la tarde, Urdiales tenía el peso de un rabo cortado … pero eso no fue problema para poner todo en su muleta y torear al toro de su turno. El toro tenía movilidad y nobleza, calidad que compaginó con la técnica de Diego, que ejecutó una faena larga y templada. Mató de muy buena estocada. Saludo desde el tercio tras fuerte petición de oreja.

No se puede torear más despacio con el capote como lo hizo Juan Ortega en el tercero de la tarde, verónicas de pintura. Después de la segunda vara hizo un quite por chicuelinas Morante de la Puebla, increíblemente espectacular y luego Ortega le ha respondido con unas verónicas muy planchadas y rematadas con media verónica. Brindó Juan al maestro Curro Romero para dar inicio a una faena de arte que de forma rápida hizo sonar la música, las primeras tandas fueron más largas y con ritmo, pero el toro se vino a menos y la faena igual. Dos pinchazos y estocada. Saludo desde el tercio con fuertes palmas.

Ortega que vestía de palo de rosa y oro, es también embajador del toreo andaluz; la lentitud con gusto. Empezó muy bien planchada la muleta, pero el toro mostró algo de giribilla que llevó la faena al desencanto y a que se convirtiera en uni pase para evitar que trompicara la muleta. Palmas

Por: Carolina Baquero

Carolina Baquero

es_ESSpanish